Registran cabildo de la comunidad de El Seibo

108

EL SEIBO, Rep. Dom.- El Ministerio Público realizó un allanamiento al Cabildo de Santa Lucía, en esta ciudad, de donde se incautó supuestamente el libro de registros de hipotecas como parte de la investigación que siguen las autoridades tras del decomiso del alijo 1,104 kilos de cocaína, por el que hay cinco personas en prisión.

En la requisa fue interrogado Miguel Marrero, encargado de registros de títulos y contable de Santa Lucía, quien se resistía a la incautación del libro.

La orden fue emitida por la juez interina de la instrucción del Departamento Judicial de El Seibo, Haissel Odaliza Uribe, a solicitud del Ministerio Público.

La experticia judicial fue dirigida por la fiscal Kenia Romero, que se presentó en compañía de agentes policiales y una secretaria de la fiscalía de El Seibo.

En principio, durante la requisa, el encargado de hipotecas se resistió a entregar el libro de registros de hipotecas, pero finalmente accedió tras consultar con encargado legal de cabildo, Cándido Alburquerque.

Darío Alfredo Cedeño, director del distrito municipal de Santa Lucía, habría ordenado que no entregaran el libro, lo que llevó al Ministerio Público a solicitar la orden ante el juzgado de la instrucción.

El secuestro del libro se hace en momento que la fiscalía tiene montada una investigación, para determinar quién es el real propietario de la finca ubicada en Cibahuete de El Seibo, donde ocuparon 1,104 kilos de cocaína.

Con relación al alijo de la droga están presos en El Seibo un colombiano, un venezolano y tres dominicanos.

Los apresados son el colombiano Jaime Alberto Barrinca Sánchez, el venezolano Mario Hernández y los dominicanos Sergio Ramírez Colomé, Cristóbal Mota y Marcelino Reinoso Ciprián, los dos últimos nativos de Miches.

El decomiso de la droga se hizo en la finca de Ramón Puente Mejía, quien no estaba en el lugar y habría huido a Puerto Rico.

Según las investigaciones, el primero se desplazaba en una camioneta Ford roja, donde fueron hallados unos 105 paquetes, mientras que en la casa de la citada finca se ocuparon 23 fardos conteniendo 30 paquetes, cada una. En un almacén, construido dentro de la casa, había unos cinco tanques o barricas de 55 galones con 600 paquetes.

Al grupo se le dictó medida de coerción y están presos en El Seibo y serán procesados judicialmente.